Archivo mensual: junio 2010

2 proyectos (y 1/8)

Dos proyectos en menos de dos semanas. Sorprendida… sobre todo porque siempre siento que tengo demasiado poco tiempo.

Pero no debería. Son cosas sencillas aunque ingeniosas.

El Anna’s Shoulder Wrap me gustó que tenga añadido mas espacio en los agujeros de las mangas.

 Estos “envolventes” por lo general carecen de forma en la sisa y los hace un poco incómodos.

Y lo que más me gusta es el material: lana con cariño enviada desde Argentina por mi querida Alejandra.

Ahora me faltan fotos modeladas. (Cuando haga un poco menos de frio)

Y el gorro “medieval” es parte del proyecto de 12 proyectos de Elizabeth Zimmermann en un año.

Para Junio propone el tejido de 3 modelos de gorro. Yo me contentaba con uno.

Elegí el gorro de pescador maltés pensando en mi abuela, quien siempre se esta quejando e “interviniendo” sus gorros porque:

a) no le cubren las orejas

b) le cubren demasiado las orejas

c) se le suben

d) se le bajan

e) no le tapan el cuello

f) no le tapan la frente

g) le tapan la frente

h) necesitan un “arreglito”

Este modelo te da posibilidades:  subirlo de adelante o de atras, bajarlo de adelante o de atras, cubrir o descubrir las orejas.

Espero que le guste.

Tuve un problema con las vueltas acortadas de las orejeras… entendí mal las “instrucciones” y terminé con una especie de “sostén de lana”!!!. Sólo para destejer e intentar otra vez… con más cuidado.

El unico detalle es que se me terminó la lana original y terminé con lo que tenia mas a mano (literalmente). Pero creo que ese “toque” va con la personalidad de mi abuela.

El 1/8 de proyecto es esta mantita que se está crocheteando sola ahi al lado de mi cama. 

Se va comiendo los restos de lanas… lentamente…sin tener mucho concepto del uso del color, pero sí del uso del stash.

Zen

De acuerdo a “Wikipedia”,  Zen es una corriente de filosofía budista basada principalmente en la meditación y centrada en el aprendiz.

A diferencia de otras corrientes, deja en segundo plano los textos y se centra en la capacidad del discipulo de desarrollar su potencial.  “…se anima al discípulo a mantener su atención en el momento presente, confiando en la sabiduría innata de todo ser humano para realizar todo su potencial”.

Como ya le había dado demasiadas vueltas a eso de que siento mis proyectos sin valor… planos y fomes (aburridos); decidí centrarme en el presente.  Con las cosas que se me fueron presentando, como un nuevo grupo de Ravelry para realizar tejejuntas y las lanas maravillosas que habia recibido de regalo.

Y esto esta creciendo en mis palillos:

Se llama Anna’s Shoulder Wrap

Zen:  sólo me centro en el momento presente

Post parto…

Esta sensación de vacío despues de terminar un proyecto (o una serie de ellos)… esa especie de perplejidad y falta de iniciativa para retomar o comenzar nada  me recuerda mucho esa sensación de pérdida despúes del parto.

Será que cada remate de un proyecto es una especie de pequeño parto? Quizás deba prepararme mejor y con más tiempo para la fecha de parto. Quizas deba volver a mi antigua poligamia y tener siempre alguna cosilla a medio camino cuando estoy terminando algo.

Esta vez incluso he tenido unos pensamientos muy desalentadores en relación a lo que tejo. Siento que me falta demasiado tiempo para tejer cosas que realmente valgan la pena. Cosas con mucha más técnica y arte.

Pero bueno, no es mi costumbre regodearme en este tipo de pensamientos, así es prefiero pensar en cosas lindas como este gorro tomate que tejí a pedido de mi niña… y al que le ha dado uso intensivo! 

Una amiga querida me hizo notar que ella tiene tanto sentido del humor y personalidad… otros niños se mueren de verguenza antes de usar algo así. Pero a ella le gustan las cosas divertidas e incluso extravagantes.  

Y que decir de estos regalos maravillosos que recibí en el curso de unos pocos dias?

Uhhhhhhhhhhhhh…de sólo pensar en lo que se podrían convertir me froto las manos y se me agitan las agujas!

y se fue Mayo!

Después de ver la película Julie & Julia, en la cual la protagonista intenta cambiar su vida para mejor cocinando (y blogueando) todas las recetas del libro de su ídola como forma de autoayuda, me quede pensando en el efecto que que nos producen las cosas que nos gustan cuando las llevamos al siguiente nivel.

Recuerdo una línea de esta chica (Julie) donde le explica a su marido por qué es tan importante para ella llegar a casa a cocinar: “porque cuando vuelvo a casa despues de un día desastroso en el trabajo, en que todo es una locura y me siento impotente porque no tengo efecto sobre nada… el saber que mezclar un poco de azucar, harina, un par de huevos y mantequilla producirán algo delicioso me devuelve la calma y el sentido de control sobre el caos”.

Ella y yo tenemos problemas en el área de la autodisciplina y la constancia… ella cocina y yo tejo para poner un poco de orden en el caos. Ella cocinó más de 500 recetas en un año y yo espero completar 12 proyectos en un año de acuerdo a un plan, el de Elizabeth Zimmermann y su Almanaque.

Acá, el primer proyecto. Los mitones de Mayo.

Terminados casi justo al final del último día de mayo. Tuve que enfrentar mis miedos y probar nuevas técnicas.

Aprendí mucho, y si los hago de nuevo, les incluiré algunas modificaciones. Lo que haría muy feliz a Elizabeth (creo).